Elementos mudéjares en el Museo Diocesano de Zaragoza

elementos mudejares museo diocesano

El Museo Diocesano de Zaragoza ocupa la crujía norte del Palacio Arzobispal. Todo el conjunto se encuentra en una privilegiada situación, en plena plaza del Pilar de la capital aragonesa. En 2009 se culminó el proyecto de recuperación de este Palacio Arzobispal. Dos años más tarde se inauguró el museo formado por una recepción, 14 salas de exposiciones permanentes, una sala de exposiciones temporales, oficinas y almacén.

[!adsenseamp!]

Una cosa destaca en este  museo: si bien son las obras las que forman de manera oficial el arte expuesto, las propias paredes, los techos o los muros, ya representan espacio de exposición por sí mismos. Por ellos exhala la historia de la ciudad. Las huellas del pasado están marcadas a fuego en esas paredes que hoy encierran arte con mayúsculas.

Arte mudéjar en el Museo Diocesano de Zaragoza

[!adsense!]

Antes de pasar a señalar los principales elementos mudéjares del Museo Diocesano de Zaragoza, es de ley mencionar los nombres de algunas personas que han hecho mucho porque esta ala norte del Palacio Episcopal sea en la actualidad un precioso espacio museístico. Por supuesto, Javier Borobio Sanchiz, encargado de dirigir la restauración que culminó con la inauguración del museo el 21 de marzo de 2011. Domingo Buesa Conde, director del museo; y el, hasta hace muy poco, arzobispo de Zaragoza, Monseñor Ureña.

Desde el punto de vista arquitectónico, y centrándonos ya exclusivamente en los elementos mudéjares del museo, destaca un doble alfarje sobre dos estancias del siglo XIV, así como la escalera situada en el muro oeste. Como decíamos antes, en este espacio las paredes, los techos, etc, también son susceptibles de ser vistos como parte expositiva. Tras la adecuación quedaron a la vista muros de ladrillo típicamente mudéjares.

Algunas de las ventanas de las salas de exposición también son de estilo mudéjar. En particular, una situada en la sala ocho que, según los expertos, data de 1370 y fue elaborada en un taller de Zaragoza. Está formada por un arco mixtilíneo, dos pilares de sección octógonal y un antepecho.

Esta ventana, que es uno de los elementos mudéjares del Museo Diocesano de Zaragoza mejor conservados y más considerados, fue una de las que se expuso en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza en el 2010, como parte de la exposición Mudéjar, el legado andalusí en la cultura española.

Written By
More from Margot
Teruel Gusto Mudéjar, cita gastronómica para los amantes de la cocina
Hoy os traigo un post diferente al que vengo escribiendo en Aragón...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *