Los amantes de Teruel, historia y leyenda

los amantes de Teruel

Isabel de Segura y Diego de Marcilla. Los amantes de Teruel. No hay dos personas que hayan exportado con más efectividad el nombre de la ciudad turolense. Su historia de amor sin medida, radical, traspasa las fronteras de la preciosa localidad aragonesa. Realidad o ficción, el cuento de Diego e Isabel es ejemplo de pasión sin límites. Amores que matan.

[!adsenseamp!]

Aunque para muchos, desgraciadamente, Teruel sólo sea sus amantes, realmente es mucho más. Dicen que “las mejores esencias vienen en frasco pequeño”. En el caso de Teruel la frase se convierte en verdad absoluta. Visitar esta localidad es altamente recomendable. Y no sólo por sus amantes.

Los amantes de Teruel

[!adsense!]

Ríos de tinta y de teclas se han desbordado contando la leyenda de los amantes de Teruel. Pocos son los que aún no conocen su historia. Para ellos, la repito una vez más. Aunque, pensándolo bien, nunca es mal momento para recordar este cuento de amor y sufrimiento. De pasión y tortura.

Regresamos al pasado, concretamente al siglo XIII, para dar inicio a la leyenda de los amantes de Teruel. Él, Diego de Marcilla, segundo hijo varón del matrimonio entre don Martín de Marcilla y Constanza Pérez Tizón. Una familia otrora rica, tornada en humilde. Ella, Isabel de Segura, la única descendiente de una de las estirpes más potentadas del pueblo.

La amistad inocente que surgió entre ellos cuando eran pequeños se tornó en amor apasionado con el paso de los años. Absolutamente decidido, Diego pidió la mano de su hija a don Pedro de Segura. Éste rechazó la propuesta y marcó un reto a Diego de Marcilla: le dio cinco años para que consiguiera una cantidad de dinero suficiente que le hiciera ameritar el amor de su hija.

Para tal fin, el segundo hijo de Martín de Marcilla se enroló como soldado en las tropas cristianas en la primavera de 1212. El tiempo pasaba y Diego no volvía. Poco a poco, las esperanzas de Isabel se fueron disipando. Cuando ya habían pasado cuatro años desde la marcha de Diego, con la ilusión de Isabel por los suelos, su padre comenzó a plantearle que se casara con un joven rico turolense como Pedro de Azagra.

Isabel se negó en rotundo, pero, poco tiempo después, decidió aceptar la proposición paterna, siempre y cuando, respetara por completo el plazo dado a Diego. El mismo día en el que finalizaban los cinco años, Isabel de Segura contrajo matrimonio.

Sólo unas horas después de que Pedro e Isabel se convirtieran en marido y mujer, Diego, lleno de riquezas, entró en Teruel a lomos de su caballo. Sin dilación se dirigió a la casa de su amada para comprobar, entre lágrimas, que ésta ya estaba casada. Haciendo de tripas corazón, logró acceder hasta los aposentos de su amada y le pidió un último beso. Pero Isabel, ya esposa, se lo negó. Su apasionado galán no pudo soportar la pena y cayó muerto.

Al día siguiente, en el funeral de Diego de Marcilla, Isabel “le dio en muerte el beso que le había negado en vida”. Acto seguido, falleció al lado del cuerpo sin vida de su verdadero amor.

los amantes de Teruel

Esta es la trágica historia de los amantes de Teruel. Muertos por amor. Por pasión. Sus momias pueden verse en el Mausoleo de los Amantes de Teruel, junto a la preciosa iglesia mudéjar de San Pedro.

Written By
More from Margot
3 propuestas para enamorarte de Teruel
Teruel es una de las provincias aragonesa con más encanto, y a...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *